3- José Saramago y su Impacto en la Literatura

José Saramago y el Ensayo sobre la Ceguera

Queridos y queridas oyentes, en el día de hoy es nuestro deseo brindaros un relato sobre la destacada vida del escritor José Saramago.

Presentar a José Saramago de buenas a primeras por los logros que consiguió en vida sería caer estrepitosamente en lo superficial de su figura y no en la profundidad e inspiración de sus ideas y relatos.

Relatos que concibió y escribió a caballo entre Lisboa y Tías (Lanzarote), reconociendo a sus años una extraña seducción natural que lo arrastraba al paisaje desierto y volcánico de la isla canaria.

En cierta ocasión, estando un servidor de vacaciones por la isla, no pude resistirme a visitar su casa y biblioteca, hogar-museo desde que el escritor falleció en 2010. El hogar de José Saramago se convirtió desde el final de las dictaduras de Salazar en Portugal y Franco en España, en un lugar de peregrinación donde pasaban a tomarse un café portugués todo tipo de idealistas, intelectuales y gentes, especialmente, del socialismo europeo.

Aquella casa de Tías, juntamente con la propiedad del escritor en Lisboa, consciente o inconscientemente, se convirtió en un nexo donde el progreso político e intelectual buscaba el calor y la reflexión del escritor luso.

Unos años nobles tras la censura imperante y la Revolución de los Claveles en Portugal, en la que nuestro autor participó activamente y no publicó absolutamente nada porque “no tenía nada que decir”.

Solo redactó poesía en la intimidad llegándose a publicar discretamente en 2005.

El Impacto de «Ensayo sobre la Ceguera» en la Literatura

Lo verdaderamente fascinante de José Saramago no es de por sí su legado literario, sino los componentes ideológicos de raíz humanista que inundan sus grandes obras poniendo en el paredón la compleja, y a veces incomprensible, condición de los seres humanos.

Su ‘Ensayo sobre la Ceguera’, ganadora del premio Nobel en 1998 y llevada al cine por Fernando Meirelles con el nombre A ciegas (2008), plasmó con un realismo exacerbado la descomposición del tejido humano sin que el autor estuviese influenciado por ningún film post-apocalíptico.

Narró el caos, la incidencia del horror y la confusión de una sucesión de momentos diluyendo las esperanzas de los protagonistas en un recipiente sin fondo, y simplificó el amor como único clavo ardiendo al que aferrarse.

Seres humanos atrapados entre lo mejor y lo peor de ellos mismos.

La idea de la obra tampoco era inconexa con la forma del escritor de ver la realidad: un mundo cegado por las banalidades, las egolatrías y sin consistencia espiritual. La fe solo aparece en tiempos de miseria como única vía de autocomplacencia.

Para evidenciar los peores detalles de la condición humana, era imprescindible desarrollar en la obra el primitivismo de los individuos en un entorno desolado por un inexplicable mal en forma de epidemia de ceguera.

Como veis queridos y queridas, lo de las pandemias no era nada nuevo. Una oscuridad que agudiza la ceguera moral cuando se padece una ceguera material.

En ello, Saramago buscaba la redención del individuo mediante las actitudes sociales de la naturaleza humana.

Buscaba las solidaridades y el contacto de los sentidos situando en la trama de la obra la figura arrasada de un sujeto-sentido o un sujeto en contacto con sus sentimientos.

Elementos de gran importancia porque no imperaba la habilidad del más apto para sobrevivir, sino las acciones solidarias provocadas por el afecto y empatía hacia el otro.

La Crítica de José Saramago al Dogma Religioso y su Visión Humanista

Saramago también tuvo un particular compromiso con la Historia, especialmente con los fundamentos teológicos de la religión cristiana.

La consolidación literaria del escritor y su clara oposición al dogma cristiano, no se explica sin sus afamadas obras Caín y El Evangelio según Jesucristo. Siempre mostró un reconocimiento alternativo a los fijados por la tradición histórica, buscando romper los imaginarios colectivos.

El dogmatismo fue su gran enemigo intelectual. Para gran escándalo del Vaticano y del gobierno portugués,

El Evangelio según Jesucristo de Saramago (1991), humanizó a un Jesucristo distante con su familia, confundido por mensajes mesiánicos, y dolido por la muerte de José de Arimatea a manos de las guarniciones romanas en Judea. Justificó a Caín ante las incomprensibles preferencias de Dios hacia Abel. “¿Qué diablo de Dios es este que, para enaltecer a Abel, desprecia a Caín?” se preguntaba Saramago. Ejemplos que ponen de manifiesto las tiranteces de un binomio enfrentado en la lucha entre dogma y el no sumiso, y la imposición de la ignorancia e intolerancia por la idea construida de Dios.

Este tipo de alegatorias en la narración de Saramago siempre aguardaba en su incisiva oposición al dogma cristiano y la cuestión del laicismo. Un debate de por sí agotador, malinterpretado para algunos interesados denominándolo “laicismo agresivo”, para generar empatías que quiten hierro al asunto y evitar hablar del verdadero fenómeno que se esconde tras el debate, el ateísmo o, mejor dicho: creer o no creer.

Lamentablemente, ya no hay milagros que eclipsen la espiritualidad de las gentes como en el mundo clásico y medieval, hoy en día, se buscan milagros en el campo económico para seguir llenando vacíos con ficciones de papel.

Mal les pese a algunos, la búsqueda de milagros en el siglo XXI y la creencia en Dios cristiano, es a día de hoy, algo difícil de explicar.

Saramago era un tipo sencillo, así se describía él y así lo recuerdan sus vecinos de Tías.

Sin embargo, en su narrativa no deja de observarse una contundente crítica hacia la sociedad con la intención de confrontarla, o al menos, de sacarle los colores recurriendo al pasado con una patente decepción respecto a las creencias humanas.

Eso explica sus largas temporadas aislado en su despacho entre sus montañas de libros y sus solitarios paseos por el Timanfaya.

En los pensamientos de Saramago había cierto encanto humanista y admiración en el otro, donde nos dejó la siguiente frase:

“He aprendido a no intentar convencer a nadie. El trabajo de convencer a alguien es una falta de respeto, es un intento de colonización del otro”.

José Saramago

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *